martes, 5 de julio de 2011

estenófagos

Nuestro lince ibérico (Lynx pardinus) es un especialista trófico, se alimenta fundamentalmente de conejos (Oryctolagus cuniculus), suponiendo éstos aproximadamente el 90 % de la biomasa consumida. Ocasionalmente puede capturar gamos, perdices, micromamíferos o anátidas.


En términos científicos, a los organismos que tienen una dieta muy restringida, y cuya estrategia alimentaria consiste en consumir unos pocos elementos que le resultan muy nutritivos, se les conoce como estenófagos.

Esta forma de supervivencia supone un peligro para la conservación de la especie, ya que su especialización supone depender de las poblaciones de conejo en el monte mediterráneo donde habita. Por este motivo, las múltiples enfermedades que han afectado en los últimos años a los conejos, junto con las actuaciones de cazadores y destrucción del hábitat han llevado al lince ibérico a situarse en una situación crítica de conservación de la especie.

Si la estenofagia es extrema, por ejemplo la de algunos parásitos, se denomina monofagia, mientras que la estenofagia moderada se conoce como oligofagia.

Otros ejemplos de estenófagos son:

- Oso panda (Ailuropoda melanoleuca): se alimenta en un 99 % de bambú.

- Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus): necrófaga especializada que se alimenta principalmente de huesos de carcasas de mamíferos.

- Koala (Phascolarctos cinereus): sólo se alimenta de hojas y yemas de eucalipto.

Estas especies también se encuentran en peligro de extinción. Su especialización alimentaria les hacen ser muy vulnerables. Por tanto, las medidas de conservación deben empezar por proteger la base de la pirámide trófica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario