miércoles, 8 de mayo de 2013

salvemos a las abejas

Existen unos seres minúsculos a los que por regla general no valoramos ni conocemos bien. Estos seres son las abejas, insectos sociales que viven en colmenas y donde cada individuo tiene unas funciones determinadas.

Dentro de una colmena de 60.000 abejas, encontraremos:

- Una abeja reina, que se dedica en exclusiva a poner huevos: unos 2.500 al día.

- Los zánganos: que sólo son unos cientos y componen la parte masculina de la colmena. De las tres clases de individuos que forman la colmena, son los más grandes, no tienen aguijón y no trabajan la miel. Su función es fecundar a la reina.

- Las obreras: componen la gran parte de la colmena. Sus funciones son variadas, dependiendo de su edad (limpiar y ventilar la colmena, cuidan de que no entren abejas de otras colmenas, almacenan el alimento, construyen los panales de cera y cuidan de los huevos). A los 21 días de edad, se les atrofian las glándulas cereras y salen de la colmena a recolectar néctar, polen y agua. Cuando las abejas encuentran alimento, vuelven a la colmena e informan mediante una danza a sus compañeras del lugar donde encontrarlo.

Una comunidad muy bien organizada que funciona perfectamente, para ellas y también para servir a los seres humanos.

Las abejas son insectos POLINIZADORES y se conocen alrededor de 20.000 especies en todo el mundo.
Las plantas entomófilas son aquellas que necesitan de la acción de los insectos para la polinización cruzada, es decir, la producida entre flores de distintas plantas, lo que favorece el intercambio genético, dando mayores posibilidades de adaptación a los cambios y por tanto permitiendo la supervivencia de las especies.

Gracias a la polinización que realizan los insectos, las plantas pueden producir semillas y frutos. Es aquí donde radica la importancia ambiental de las abejas.

De las abejas dependen el 85 % de las especies vegetales y  una tercera parte de la comida que ingerimos. A partir de este dato es muy sencillo saber por qué es tan importante proteger y conservar a estos animales:

Foto de Bjorn Hermans. Fotopedia.
- Muchos cultivos dependen de la existencia de las abejas: frutales, legumbres, hortalizas, girasol, algodón.... De ahí el refrán "Año de enjambres, año sin hambres".

- También polinizan especies vegetales de las que se alimenta el ganado.

- De la apicultura se obtienen productos sanos y naturales: miel, jalea real, propóleos, apitoxina, cera.

- Ayudan a conservar los espacios naturales y la biodiversidad: contribuyen a la conservación de especies en peligro de extinción y a la recuperación de la cubierta vegetal, por ejemplo en zonas degradadas por los incendios forestales, el sobrepastoreo o la agricultura industrial.

- Gracias a la conservación de la cubierta vegetal, se favorece la absorción de agua en el terreno, evitando la erosión, la desertización, y previene las avenidas e inundaciones.

La apicultura es una actividad económica integrada en el medio ambiente, que en contraposición con otras actividades conserva la vegetación natural.
En algunos lugares, la apicultura incluso está siendo un reclamo turístico, favoreciendo de esta manera el desarrollo sostenible de las zonas rurales.


Las abejas también proporcionan beneficios terapéuticos, a través de la Apiterapia, que se utiliza en el tratamiento de varias enfermedades sobre todo mediante el empleo del veneno de abeja (apitoxina) y de otros productos de las colmenas como la jalea real o la miel.

Desde hace unos años, las abejas están desapareciendo a un ritmo alarmante en todo el mundo. Se están investigando las causas de este gravísimo problema ambiental al que se enfrenta la humanidad.
Todo apunta a que existen varias causas, que de forma sinérgica, están extinguiendo a las abejas.

Estas causas podrían ser las siguientes:

- El uso de plaguicidas neurotóxicos.
- Enfermedades y parásitos como Varroa destructor, Nosema ceranae y el virus israelí de parálisis aguda (IAPV)
- Cambio climático
- Pérdida y deterioro de espacios naturales
- Telefonía móvil
- Cambios en los usos del suelo
- Transgénicos
- Agricultura industrial: monocultivos
- Especies invasoras

La alta mortandad de las abejas, da lugar al abandono de la colmena, los individuos se van fuera a morir para evitar la infección de sus compañeras abejas.
Esto se conoce como el "problema de colapso de colmenas o CCD".



Hace unos días, y debido a la fuerte presión de grupos defensores de las abejas, la Unión Europea ha prohibido el uso durante dos años de tres plaguicidas neonicotinoides utilizados en cultivos de girasol, colza, algodón y maíz.
¿Qué pasará transcurridos estos dos años?¿Se volverán a aplicar estos productos tóxicos como si nada?¿Es suficiente esta medida?

Las extinción de las abejas, por desgracia ya es una realidad en algunas zonas del planeta. Existe una región en China donde se extinguieron las abejas y ahora los agricultores se ven obligados a polinizar las flores de sus cultivos una a una. Un trabajo que antes percibían de forma gratuita de la naturaleza y que ahora supone un gran esfuerzo humano y económico.


¿Qué medidas podrían salvar las abejas de la extinción?

- Prohibir la fabricación y uso de plaguicidas: son productos muy tóxicos que no sólo afectan a los insectos, sino a toda la cadena alimenticia, incluido el ser humano. Científicamente se ha vinculado el desarrollo de determinadas enfermedades como el Parkinson a la exposición a pesticidas.

-  Apoyar la apicultura, consumiendo productos procedentes de las colmenas, una actividad integrada en el medio.

- Conservar y proteger los espacios naturales.

- Cambiar el modelo de agricultura industrial por agricultura ecológica, no utilizando cultivos transgénicos.

- Fomentar el uso de energías limpias que no contribuyan al cambio climático.

- Aumentar la investigación científica.

- Informar a la población de este problema y de la necesidad de conservar y proteger a las abejas.


Me gustaría terminar este artículo citando una frase de un genio, Albert Einstein: "Si la abeja desapareciera de la superficie del globo, al hombre sólo le quedarían 4 años de vida".

#SalvemosLasAbejas
#SOSabejas 


Muy recomendable para seguir ampliando información sobre este tema:

- Documental "El Silencio de las Abejas", de National Geographic
- Libro "Si desaparecieran las abejas, la vida se haría casi imposible", de la Fundación Biodiversidad.



1 comentario:

  1. Me interesa mucho tu blog. Te sigo y te recomiendo en el mío (http://elterrao-dosurbanitasenelcampo.blogspot.com.es/), al que, por supuesto, te invito. Saludos desde El Terrao.

    ResponderEliminar