miércoles, 20 de junio de 2012

curiosidades sobre el más bello II

En esta segunda parte de curiosidades sobre el lince ibérico trataré los siguientes aspectos:


TAXONOMÍA: el lince ibérico (Lynx pardinus) se consideraba antiguamente una subespecie de lince boreal (Lynx lynx), especie que se distribuye por Europa y Asia. Pero el estudio de su morfología, especialmente de su cráneo y su dentición han demostrado que el lince ibérico no sólo es una especie diferente sino que además es la más antigua de las cuatro especies actuales de linces.

ALIMENTACIÓN: como ya fue comentado en este blog, el lince ibérico es un estenófago, su alimentación está compuesta básicamente de conejos (Oryctolagus cuniculus). Necesita cazar un conejo al día para sobrevivir y en el caso de las hembras con cachorros, puede llegar a necesitar 3 conejos.
No se comen la piel de los conejos. Cuando se comen un conejo dejan la piel vuelta del revés. Esta particularidad sirve para confirmar la existencia de algún lince en los alrededores.

PROTECCIÓN: en la actualidad, el lince ibérico está ligado al concepto de animal protegido o de especie en peligro de extinción, pero ¿cómo se ha llegado a esta situación?

Muchas son las causas que han dado lugar a la actual situación del lince ibérico (tema que ya he tratado en otras ocasiones), pero una de ellas fue sin duda alguna a su consideración por parte de la sociedad como “alimaña”. Si miramos el diccionario, nos dice que alimaña es el “animal perjudicial a la caza menor”. En 1955 se creó la Junta de Extinción de Alimañas, que no solo permitía la captura de linces sino que además premiaba a los alimañeros con compensaciones económicas por cada individuo cazado. Se sumaba a esto que la piel moteada de estos bellos animales era muy preciada en peletería.

No fue hasta 1973 cuando se protegió por primera vez al lince ibérico, con la aprobación del Decreto 2573/1973, de 5 de octubre, por el que se protegen determinadas especies de animales salvajes y se dictan las normas precisas para asegurar la efectividad a esta protección.  Esta norma prohibía su caza, captura y comercio.

Mucho más tarde, en 1990, apareció el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, que ya catalogaba al lince ibérico como especie en peligro de extinción.

La UICN declaró al nuestro lince como especie en “peligro de extinción” en 1986 y en 2002 se cambió su protección a la categoría de “en peligro crítico de extinción”, estado en el que se encuentra en la actualidad.

Desde su protección la población se ha ido recuperando poco a poco, pero todavía falta mucho para que esta especie recupere su distribución natural a lo largo y ancho de toda la Península Ibérica.


Foto: ince ibérico, en el Parque Nacional de Doñana.  
Autor: José María Alvarez. 
Fuente: wikipedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario